Noticias - Toda la Provincia a Toda Hora

El momento clave de Joaquina en Buenos Aires: «Recemos», imploró su abuela

0

Cinco meses después del episodio que conmovió a los paranaenses, Joaquina Bressán de seis años de edad, se encuentra en la Fundación Favaloro Buenos Aires y se prepara para dar el paso más importante, luego de aquel accidentado 15 de diciembre. Cabe recordar que a mediados de diciembre, la pequeña cayó sobre la bomba de una pileta y fue «aspirada» por la misma, lo que le provocó serias lesiones y fue internada de urgencia en grave estado.

Posteriormente, comenzó el camino en busca de su recuperación, y de la que los médicos del hospital materno infantil San Roque de Paraná, fueron los responsables de dar los primeros pasos. La recuperación en tiempo récord de la niña, se dio tras la magistral tarea realizada por los profesionales del nosocomio de la capital entrerriana, con cirugías reconstructivas en la zona intestinal, en medio de un cuadro de extrema gravedad.

Luego, Joaquina fue derivada a la Fundación Favaloro y el 16 de enero regresó a Paraná. El camino de Joaquina no es fácil, pero ella y su familia, avanzan sin dudar y se preparan para dar, uno de los pasos más esperados. Controles médicos periódicos y, cuidados familiares constantes son requerimientos fundamentales que se dirigen hacia el objetivo de una nueva intervención quirúrgica en Buenos Aires, confirmó Elonce.

Esta madrugada, Joaquina viajó en ambulancia hacia Capital Federal y ya se encuentra en la Fundación Favaloro para comenzar los estudios previos a la ansiada intervención quirúrgica para unir los intestinos y retirar la «bolsa de colostomía».
Así lo confirmó la abuela de la niña de 6 años de edad. Mary dijo a Elonce que «es lo que más queremos porque Joaquina es inquieta y traviesa. Ella se la toca y tiene que higienizarse continuamente«, afirmó.

Cabe recordar que Joaquina consume alimentos vía oral y tiene una dieta especial. La niña, no está posibilitada de absorber todos los nutrientes, y por tal motivo, se alimenta por intermedio de un catéter semiimplantable con nutrición parenteral, a través de una bomba de infusión, que está conectada durante seis horas al día.
«Le van a hacer estudios y hay que esperar qué dicen los médicos. Recemos para que la puedan unir y quitar la bolsita», afirmó Mary y agregó «lo peor ya pasó y ahora, todo lo que se hace es para mejorar su calidad de vida», dijo la abuela de Joaquina.
«Gracias a Dios todo va bien y ese domingo negro quedó lejos», dijo Mary al recordar el accidente que sufrió la menor.

Fuente: Elonce.com

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.