Noticias - Toda la Provincia a Toda Hora

Renzo tiene posibilidades de recuperar un 80 por ciento de la visión

1
Renzo Oliva, el pequeño paranaense de dos años y que al nacer tuvo retinopatía del prematuro, continúa en China con los pasos previos al tratamiento para cumplir con su sueño y el de toda su familia: Poder ver.

A pesar de que el proceso puede demandar bastante tiempo, en las últimas horas la familia del chiquito comunicó que el médico que encabeza el tratamiento les informó que Renzo «tiene posibilidades de recuperar un 80% de la visión».

«Es un proceso lento. Puede llevar hasta un año ver el máximo que se espera. Nos explicaron que es como el desarrollo de un niño: Se espera que sostenga la cabeza a los tres meses, se mantenga sentado a los seis meses o se pare al año. Puede que sea precoz y se adelante dos semanas. Pero adelantarse dos meses es imposible», precisaron. .

Este miércoles le harán el primer implante de células madres. Carla, la mamá del niño, mantuvo una reunión con los profesionales médicos que investigaron este tratamiento de implante de células madres, en la que le explicaron que hay dos clases de células madres: «Las células madres nervio ópticas son las que van por punción lumbar y le generan la parte nerviosa de la retina», indicó, al tiempo que aclaró: «Esas son las más importantes, pero necesita que la retina esté fuerte».

De acuerdo a lo que se indicó, al pequeño le implantarán «células madres maculares a través de las venas. Eso le formará el músculo y las venas de la retina».

«Los médicos son muy optimistas sobre las posibilidades para que Renzo pueda recuperar su visión, y según nos explicaron, primero se notará en su ojo derecho», subrayó.

También le van a poner un suero con nutrientes que son necesarios para que las células madres crezcan. «Tiene que comer muchas proteínas que tienen la leche y el yogur y vitaminas que hay en las frutas y verduras. Una vez que termine el tratamiento en China tiene que llevar medicinas para seguir tomando», expresaron.

1 comentario
  1. Natalia Vergara dice

    Soy Argentina y Paranaense. También soy investigadora científica y profesora en el Departamento de Oftalmología de la Universidad de Colorado en Estados Unidos. Hace varios años que trabajo con células madre y soy parte del equipo de investigadores que desarrolló una técnica para generar retinas humanas in vitro a partir de estas células. Es por eso que conociendo el estado actual de la medicina y la investigación en este campo me da mucha tristeza e indignación leer este tipo de noticias.
    Qué más quisiera yo que poder decirle a esta fiamila que todo va a salir bien y que su chiquito va a poder recuperar la visión! No es mi intención robarle las esperanzas a nadie. Pero el tipo de tratamiento que describen no tiene ningún fundamento científico. No hay ningún estudio u otro tipo de evidencia científica ni medica que haya sido publicada en revistas de divulgación científica auténticas que valide o de crédito a este tipo de terapia. Sobre todo a la idea de inyectar celulas madre por punción lumbar o via sanguínea para recuperar una retina que ha sido dañada carece totalmente de fundamento. Es más, quién sabe lo que ésta gente está inyectando, pero si realmente fueran células madre, ésto hasta podría ser peligroso para el niño ya que ademés del riesgo de infección y de rechazo inmunológico que podría generar una reacción inflamatoria, existe el riesgo de que éstas células indiferenciadas puedan dar lugar a la formación de tumores.
    Hay muchos equipos de médicos e investigadores alrededor del mundo (incluído el nuestro) que están trabajando en la generación de nuevas terapias a partir de células madre para tratar enfermedades de la retina, pero el problema es mucho más complejo de lo que plantea este grupo de pseudo-investigadores en China, las terapias son específicas para cada tipo de enfermedad retinal, y definitivamente no son mágicas. Somos muchos los que estamos trabajando para intentar hacer realidad este sueño, pero es algo que llevará tiempo y muchos estudios para validar que las terapias sean no solo seguras sino también eficaces.
    Aprovecharse de gente inocente es de por si inaceptable, pero jugar con las esperanzas de la familia de un chiquito ciego es caer demasiado bajo. No puedo creer hasta qué punto puede llegar la ambición humana.
    De corazón les deseo lo mejor a Renzo y a su familia, y lamento muchísimo no poder darles mejores noticias.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.