Noticias - Toda la Provincia a Toda Hora

Alberto Fernández se solidarizó con Lorenzetti y con Cristina: «Esos escraches son propios del fascismo y del nazismo»

0

El presidente Alberto Fernández se solidarizó con el juez de la Corte Suprema Ricardo Lorenzetti y con la ex presidenta Cristina Kirchner por las manifestaciones frente a sus respectivos domicilios, y aseguró que esas protestas son «el más vil de los escraches», propios «del fascismo y del nazismo».

«Quiero solidarizarme con el doctor Lorenzetti que sufrió el escrache de un grupo de ciudadanos opositores al Gobierno que fueron a presionar a un juez», indicó Fernández durante la puesta en marcha del hospital municipal «Presidente Néstor Carlos Kirchner», en el municipio de Escobar.

«Me solidarizo con Cristina, que lo vive en su casa permanente. Llamo a la reflexión a quienes promueven esas cosas».

 

 

«Eso no tiene nada que ver con la democracia. No es un reclamo popular, no es un reclamo a las instituciones: es el más vil de los escraches, propio del fascismo y del nazismo, y no tiene nada que ver con la democracia», agregó el mandatario, quien estuvo acompañado por el gobernador Axel Kicillof, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y el presidente del bloque del Frente de Todos, Máximo Kirchner, entre otros dirigentes del espacio oficialista.

La protesta frente a la casa de Lorenzetti recorrió cerca de las 4 de la tarde del sábado la mano norte del Boulevard Santa Fe y se hizo escuchar, llamando la atención de los vecinos de la ciudad santafesina. Luego, giraron a la izquierda por una calle interna hasta tomar el Boulevard Yrigoyen hacia el sur.

Además de banderas argentinas, en los autos había pegados carteles con reclamos para que la Corte ponga un freno a los desplazamientos y también proclamas contra el Gobierno.

La caravana tuvo lugar a tres días de que el máximo tribunal trate en un «acuerdo extraordinario» si da lugar a los recursos presentados por los tres jueces removidos. Se trata de Pablo Bertuzzi, Leopoldo Bruglia y Germán Castelli.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.