Noticias - Toda la Provincia a Toda Hora

Albicelestes súper concentrados.

0

 

 

 

 

 

Entrenan, esperan y disfrutan. Saben que la preparación fue óptima y aguardan por ese instante en el que las manos se juntarán para gritar: “Vamos Argentina”. Tres años de preparación, de sacrificios encontrados y de pasiones que se elevan a la máxima potencia con los sueños de la niñez que están a un paso de hacerse realidad.

El plantel juvenil Argentino está a un día, a horas, de debutar en el Campeonato Mundial de la categoría ante República Checa. Serán sus spikes los que, en el diamante del Estadio Mundialista Nafaldo Cargnel, tendrán intenciones de recorrer las bases, mientras que los bates contarán con la fortaleza y el apoyo para poner la pelota en juego y darle vida al certamen internacional.

Juntos como desde hace tres años, viven la cuenta regresiva para el momento en el que el mundo del softbol miré sus rostros y den por comenzada la cita más importante de este deporte.

De cara a la importante disputa que tendrá el equipo nacional mañana, desde las 20.30, EL DIARIO se hizo presente en el lugar de concentración del combinado y dialogó con los protagonistas de la historia que busca tener un final feliz el próximo 10 de noviembre.

 

AL RITMO DEL REGGETON. Música (preferentemente el ritmo que ha tenido trascendencia en el último tiempo), un poco de ping pong que no entiende de amistades y algún que otro campeonato de Play Station (en el cual el campeón pareciera ser Iván Sacks, quien se autoproclamó el mejor jugador). Un jacuzzi que se prende y enseguida Federico Olheiser (oriundo de Bahía Blanca) agarra el limpiador de piletas: “Ya que lo usamos, nos turnamos para limpiarlo”. Algunos recostados mirando televisión, otros ayudando en la cocina o simplemente descansando debajo de la arboleda y con el sonido de los pájaros de fondo. Así pasan sus días los juveniles de la selección Argentina, imaginando y soñando lo que sucederá a partir del jueves. Sin nerviosismo, relajados y pasando cada instante como si fuese único.

Cuando un movimiento extraño invadió el lugar de concentración del seleccionado juvenil, un grabador y una cámara de fotos fueron motivos suficientes para que el plantel nacional deje lo que estaba haciendo y se siente bajo el sol para charlar con EL DIARIO sobre softbol, sobre lo que pasó, sobre lo que vendrá (aunque a la hora de encender la luz roja muchos optaron por designar voceros y apartarse del aparato encargado de grabar la charla).

“Lo que más hacemos es demostrar quien manda en la play”, comenzó contando en tono de broma Iván Sacks. De esa manera se rompió el hielo y la entrevista tomó otro rumbo: “Lo importante es que acá todos estamos en la misma sintonía para arrancar el Mundial, seguimos formando la unión del grupo”, afirmó el jugador de Don Bosco. A lo que agregó: “sobre todas las cosas aprovechamos para sacarnos las presiones en este hermoso lugar, lo que nos permite tener el softbol durante todo el día en la cabeza”.

 

A PURO RELAX. La finalidad de la concentración es colaborar con la tranquilidad del grupo y focalizarlos en lo que afrontarán durante diez días. Pero también se busca despejar sus mentes y permitirles momentos de recreación y compañerismo. Eso es lo que hacen, disfrutan siendo “famosos por diez días”, como afirmó Federico Eder (coach del seleccionado). “Estamos muy tranquilos en el trascurso de esta concentración pero sin desviarnos de nuestro objetivo. Para nosotros el Mundial ya arrancó, nos sentimos así”, contó el jugador del Centro Provincial de Educación Física Número 5 (CPEF) Juan Carlos Gandoy.

“Los chicos están muy bien, están disfrutando de todo esto y son conscientes de lo afortunado que son al poder realizar estas cosas”, agregó Eder.

Cuando el ping pong conocía otros dos contrincantes, el resto del grupo se sumaba a la charla, coincidiendo en la tranquilidad y emoción de los que hasta ese momento estaban en la ronda de la conversación.

Llegó el momento de hablar sobre el triunfo ante Estados Unidos, en el cual una amplia diferencia le dio a los aficionados una muestra gratis de lo que el equipo argentino hará durante el desarrollo del certamen: “No pensamos mucho en ellos, no estábamos esperando a ver qué es lo que ellos hacían. Salimos a jugar con todo y a dar batalla” destacó el pitcher paranaense Pablo Migliavacca. Y continuó diciendo: “Quizás entramos un poco nerviosos pero enseguida empezaron los batazos y los lanzadores hicieron un buen trabajo”.

“Creo que los que esperan más de ellos son los de afuera, al ser Estados Unidos una de las potencias, pero nosotros hicimos un gran trabajo sin pensar en lo que ellos representan”, señaló Gandoy.

Por otra parte, Giuliano Scialacomo contó su experiencia ante el equipo estadounidense y aseguró: “En lo personal, me di cuenta que había jugado contra ellos cuando llegué acá (por el lugar de concentración), ahí me dije ‘no puede ser que me enfrenté a ellos’. En el partido fue como si no me di cuenta, quizás porque ingresé con el resultado tranquilo pero fue muy raro ya que una vez que empieza el juego te olvidás quien es tu rival y quizás te das cuenta cuando ves la camiseta”.

Mientras que Migliavacca dijo: “La idea es no pensar contra quien se está jugando sino pensar qué hacer durante el partido”.

 

OBSERVANDO AL RIVAL. Una de las actividades del equipo es presenciar algunos de los juegos amistosos entre seleccionados que se formarán parte del Mundial junto con ellos. Conocer a sus oponentes es un factor fundamental pero no una obsesión, el elenco Albiceleste tiene muy en claro lo que tiene que hacer y sabe cómo hacerlo: “Ni Nueva Zelanda, ni Australia, ni ningún otro equipo van a enseñarnos qué hacer, nosotros estuvimos tres años preparándonos, tenemos muchos turnos al bate y sabemos bien como actuar dentro de la cancha”, afirmó Olheiser.

“No vamos a scoutear (analizar) a cada jugador, miramos cómo juegan sin pensar en sus estadísticas. Nos sentamos a ver los partidos como espectadores”, señaló Scialacomo.

Por otra parte, Joaquín Alegre se refirió a la suspensión del juego ante Nueva Zelanda (el cual iba a ser el primer partido de exhibición para el equipo argentino) y resaltó: “Nos quedamos con ganas de enfrentarlos, esperábamos mucho ese partido porque iba a ser el primero pero ellos no quisieron jugarlo”. A lo que Scialacomo agregó: “cuando nos dijeron que no íbamos a jugarlo, quedó ahí y empezamos a pensar en el próximo equipo”.

 

ESPERANDO EL DEBUT. Un día los separa del comienzo de la odisea que será el campeonato del mundo. Tres años fue lo que duró la preparación y hoy, a horas de empezar a disputar el certamen que convoca a 14 seleccionados, los representantes de la celeste y blanca se muestran ansiosos pero no intranquilos. “En este momento estamos muy tranquilos, tenemos charlas todas las noches y el clima es muy relajado”, señaló Gandoy. Por su parte, Federico Olheiser, oriundo de Bahía Blanca, se refirió al proceso y la previa al Mundial: “Lo vivimos con ansiedad y muchas ganas de que empiece ya, estar dentro de la cancha rodeados por toda nuestra gente. Nosotros nos sentimos candidatos pero sabemos que a los partidos hay que jugarlos, el trabajo está hecho ahora sólo resta esperar”, cerró.

 

Fuente: El Diario.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.