Noticias - Toda la Provincia a Toda Hora

Balearon a un remisero que intentó evitar ser asaltado

0

Ricardo Ríos de 28 años, chofer de la remisera Centro de Paraná, fue baleado ayer, en las inmediaciones de calles Suipacha y Padre Corona, por delincuentes que intentaron parar el vehículo. El conductor no frenó y los malvivientes abrieron fuego contra el móvil.
Al ser alcanzado por uno de los disparos, un proyectil impactó en el hombro del chofer y finalizó su trayectoria en el estómago del joven, ocasionándole severas lesiones.
Al respecto, el jefe del Servicio Emergencias del Hospital San Martín de Paraná, José Carlos Cuestas, informó que “el paciente ingresó con herida de bala en el tórax; el proyectil aún está en su cuerpo porque queda en observación, no se saca, aunque sí se tratan las lesiones”.
El remisero, contó, “hizo una hemorragia a causa de una perforación pulmonar por la cual hubo que colocarle un drenaje y se lo dejó en observación por fuera de su lesión de tórax para ver si el recorrido de la bala no lesionó otros órganos. El paciente está estable y se estima que en el transcurso del día, pase al servicio de Cirugía. Estimamos que no corre peligro de vida, nunca podemos asegurarlo pero por las condiciones en las que se encuentra, los tratamientos respondieron en forma favorable y continúa en observación”, señaló Cuestas.
Barrios vedados. En el transcurso de la jornada de ayer, tras correr la voz entre los choferes y propietarios de coches de alquiler, diferentes grupos de distintas empresas, evaluaban limitar los ingresos de automóviles a algunos barrios conflictivos de Paraná.
“No podemos seguir trabajando así”, criticó el responsable de una remisera local en declaraciones periodísticas. “Está muy complicado el trabajo; desde hace un tiempo a esta parte se están suscitando ilícitos de todo tipo”, denunció.
Últimamente puede ser habitual que al tomar un remís en horas de la noche, el chofer advierta al pasajero que debe trabar la puerta ante la posibilidad de un posible arrebato; al consejo, le sigue el comentario: “Está complicado andar a estas horas”, y la charla puede seguir con el relato de algún episodio que fundamenta la advertencia. Es que pareciera ser que los remiseros están en la mira de los delincuentes: circulan hasta altas horas de la noche, con dinero en efectivo, equipos de comunicación de algún valor económico y sin ninguna protección ante posibles ilícitos.
El caso del remisero Ricardo Ríos de 28 años que fuera baleado en violento asalto durante la madrugada de este lunes en zona del barrio 1º de Julio, pone el ojo en las condiciones de estos trabajadores al volante. “Está muy complicado el trabajo; desde hace un tiempo a esta parte se están suscitando ilícitos de todo tipo en la misma zona; buscan los equipos de comunicación, los GPS (sistema de posicionamiento satelital)”, alertó el titular de remisera Centro, Juan Carlos Berlé .
El hecho. El remisero baleado “circulaba por calle Suipacha, a la altura de su intersección con Galioli, en el barrio 1º de Julio. Iba a levantar a unas personas que le hicieron señas, y ahí le dispararon por la espalda”, recordó el titular de la remisora en la que trabaja Ríos. “La bala ingresó, se presume, por la puerta trasera porque venía con la ventanilla baja; impactó en el hombro, atravesó el pulmón y está alojada en la caja toráxica”, agregó. Para Berlé, el barrio 1º de Julio es “una zona en la que se venía trabajando desde años y nunca hubo problemas con los vecinos del barrio, es por eso que debe haber integrantes nuevos en la zona y son los que nos tienen a maltraer; no sólo a trabajadores de nuestra empresa, sino también a otros colegas”, especuló.
“Al que entra en el barrio, a determinada hora, probablemente le suceda algo. En estos últimos meses, hemos reportado hasta cinco robos dentro de la empresa y tenemos conocimiento de que empresas colegas también, auque hechos aislados ha habido siempre en todos los puntos de la ciudad”, señaló el responsable de la remisera local.
Sobre futuras medidas a considerar, como dejar de ingresar a determinados barrios, éste acotó: “No lo hemos analizado en profundidad pero algo hay que hacer porque no podemos arriesgar la vida de los trabajadores por ir a buscar un pasajero”.

AL MARGEN
Preocupación
. En la oportunidad, el jefe de la Guardia del San Martín dio detalles ante una consulta de un medio televisivo local sobre los ingresos al nosocomio este fin de semana: “En total, el promedio continúa siendo alto ya que se atienden 130 consultas diarias; lo relevante son los casos policiales, los cuales continúan altos, ya que este fin de semana se registraron cinco heridos por arma de fuego, cuatro heridos por arma blanca y ocho lesionados por agresiones físicas de importancia; además de ingresos por intoxicaciones de pacientes con adicciones”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.