Noticias - Toda la Provincia a Toda Hora

Comenzó el juicio por el cuádruple crimen de mujeres en La Plata

0

El debate estará a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 3 platense, integrado por Ernesto Domenech, Andrés Vitali y Santiago Paolini, quienes tienen previsto escuchar a unos 170 testigos.
En la primera audiencia del juicio está citado a declarar Daniel Galle, padre de Micaela Galle (11), asesinada junto a su madre Bárbara Santos (29), su abuela Susana de Bárttole (63) y una amiga de ésta, Marisol Pereyra (35).

El caso que se ventilará en audiencias orales y públicas fue cometido el 27 de noviembre de 2011 en el departamento número 5 de la calle 28 número 467, de La Plata, donde las tres mujeres adultas y la niña fueron asesinadas a golpes y cuchilladas.

Al arribar al lugar, los policías hallaron en el living el cuerpo de Santos, quien estaba desnuda ya que había sido sorprendida por su asesino cuando se duchaba y en la cocina encontraron los cadáveres de Pereyra y De Barttole, mientras que la nena estaba asesinada en uno de los dormitorios.

En la primera audiencia del juicio está citado a declarar Daniel Galle, padre de Micaela Galle, asesinada junto a su madre Bárbara Santos, su abuela Susana de Bárttole y una amiga de ésta, Marisol Pereyra

En una de las manos de la niña había un celular, con el que ella intentó hacer al menos dos llamadas a familiares pidiendo auxilio.

Los vecinos que alertaron a la Policía contaron luego que la noche del 26 de noviembre habían oído «gritos de mujer» pero pensaron que habrían encontrado una laucha y la estarían tratando de cazar ya que días antes habían visto esos animales en el lugar.

En tanto, los policías recordaron que el mismo día que descubrieron el hecho fueron a aprehender a Martínez y uno de ellos dijo que «éste, enterado de los sucesos e incluso de la muerte de su novia en forma violenta, se mantuvo callado, sin demostrar prácticamente emociones de ninguna índole».

Martínez (30) llegó al juicio en libertad, mientras que Quiroga (35) -quien había realizado unos trabajos de albañilería en la vivienda donde ocurrió el hecho y conocía a sus moradores- se encuentra detenido en la Unidad Penitenciaria 9 de La Plata.

La causa estuvo a cargo del fiscal Alvaro Garganta, quien dio por probado que «por lo menos dos hombres, conocidos de la familia, mediante múltiples golpes y heridas de arma blanca, le dan muerte a Bárbara Santos, a Susana de Bárttole y a Micaela Yamila Galle Santos con el fin de lograr su impunidad».

El fiscal consideró que «en dichas circunstancias, ante la llegada imprevista de Marisol Pereyra, el primero (Martínez) la recibe y el segundo (Quiroga) la ultima por idéntico motivo».

«El carácter celoso y posesivo» de Martínez, el cual quedó plasmado en los resultados de los peritajes psicológicos y psiquiátricas realizados al imputado, explicarían el homicidio de Santos, quien recibió el doble de puñaladas que el resto; y también «el fin de lograr su impunidad con la muerte de las restantes mujeres», sostuvo Garganta.

Entre los indicios mencionados en su dictamen, el fiscal Garganta tomó en cuenta la declaración de un testigo que «vincula a Martínez y a Quiroga, ya que los mismos se conocían por formar parte del mismo grupo de jóvenes de un club».

Además, una vecina de Martínez, declaró haber visto llegar al acusado a la 1.40 del 27 de noviembre a su casa de la localidad platense de Melchor Romero, con el torso desnudo y ropas en la mano; mientras que el imputado aseguró haber estado en su domicilio desde las 21.45 del día anterior y que salió recién a las 9.30 de la mañana siguiente.

Otro elemento tomado en cuenta para imputar a Martínez fue el testimonio del remisero Marcelo Tagliaferro, quien trasladó a Pereyra hasta la escena del crimen e identificó al acusado como el hombre que salió a recibir a la mujer.

Respecto de las pruebas contra Quiroga, el fiscal Garganta precisó que el perfil genético masculino hallado en 18 puntos de la escena del crimen y debajo las uñas de Pereyra y De Bárttole condice con el ADN del imputado.

Según la versión de Quiroga, Martínez le había pedido que concurriera a la casa de De Bárttole para realizar un arreglo, pero una vez allí, el «Karateca» asesinó a las cuatro mujeres y luego lo obligó a dejar sus huellas en los elementos utilizados para matarlas a fin de incriminarlo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.