Noticias - Toda la Provincia a Toda Hora

El oficialismo dio media sanción a la ley de reforma tributaria

0

En un clima de polémica por la celeridad impresa al tratamiento del proyecto de ley de reforma tributaria impulsada por la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), y con una importante presencia de diferentes gremios, la Cámara de Diputados aprobó este martes por la noche la modificación del Código Fiscal de la provincia enviada a la legislatura por el Poder Ejecutivo.

 

El dato saliente de la sesión lo constituyó la ausencia completa de la bancada radical y el diputado socialista Lisandro Viale, quienes argumentaron a lo largo del día en los medios de comunicación que la propuesta les resultaba desconocida y decidieron no concurrir al recinto. El bloque del Frente Amplio Entrerriano, integrado por María Emma Bargagna y Enrique Fontanetto, fue el único de los presentes que se opuso al proyecto, señalando que hay artículos que necesitan mayor tiempo para su análisis particular, tal como aquel referido a los gravámenes impuestos en el “acceso a la Justicia”.

 

La iniciativa elaborada originariamente por la CTA, que sufrió modificaciones por parte del Ejecutivo -aunque no se precisaron cuáles-, establece subas en el impuesto inmobiliario rural y urbano -que van del 20 al 30 por ciento- y en la venta de automóviles, y contempla la imposición de un gravámen a los juegos de azar. A su vez, se establece una alícuota general sobre los Ingresos Brutos del 5 % cuando se trate de responsables o contribuyentes “cuya sede se encuentre fuera de la Provincia de Entre Ríos”, y del 4% para aquellas “micro, pequeñas y medianas empresas” y “empresas prestadoras de los servicios de electricidad y gas natural”.

 

Los legisladores del Frente para la Victoria que tomaron la palabra argumentaron que la presión impositiva en la provincia para las empresas es menor que en las otras de la región centro, y que el objetivo de la iniciativa es determinar una mayor contribución de aquellos “sectores que hace 10 años vienen acumulando”. En ese sentido, remarcaron en reiteradas ocasiones que “el objetivo es incrementar la recaudación de la provincia” para hacer frente a los reclamos de los trabajadores y profundizar “este modelo de trabajo y desarrollo”.

 

En el recinto se hicieron presentes dirigentes y militantes de la Unión de Personal Civil de la Nación (UPCN), la CTA, la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer) y la Asociación Trabajadores del Estado (ATE).

 

El presidente de la Cámara, José Allende, dejó por un momento ese sitio para argumentar desde una banca su adhesión al proyecto, cargando duramente contra el radicalismo. “Quienes se jactan de democráticos y critican a este gobierno popular y federal, en vez de estar acá dando el debate, no tienen cara para venir a debatir”, arremetió, cuestionando a aquellos que “eligen el comunicado de prensa” como vía para sus reclamos. Lo cierto es que la bancada radical, que se ausentó de la sesión, indicó a través de su presidente, Agustín Federik, que ellos desconocían el proyecto y que incluso algunos legisladores oficialistas hasta el mediodía ignoraban los detalles de la iniciativa.

 

Este martes al mediodía el bloque oficialista mantuvo un almuerzo con el gobernador Sergio Urribarri, donde sellaron el acompañamiento a este proyecto que será tratado y aprobado en las próximas horas por el Senado, dándole sanción definitiva. Los diputados que llegaron a la Cámara en 2011 en el bustista Frente Entrerriano Federal (FEF) también votaron por la afirmativa. Ellos son Rosario Romero y Fabián Flores (Evita Militante), Juan Carlos Almada y Diego Lara (Juntos por Entre Ríos) y Hugo Vásquez y Rubén Almará (Recuperación Peronista).

 

Bargagna, la única diputada que tomó la palabra en el recinto para dar las razones de su negativa a acompañar el proyecto, sostuvo que conoce “la situación compleja y difícil que está atravesando la provincia”, y que comprende incluso la necesidad de darle celeridad al tratamiento de la reforma, aunque resaltó que pudo recibir la iniciativa recién minutos antes de la sesión, impidiendo el tratamiento adecuado de una cuestión de “gran trascendencia”.

 

“Nos merecemos como oposición tener tiempo para ponderar un proyecto que tiene 34 páginas”, argumentó la legisladora, quien consideró que “hay una ignorancia muy grande” sobre el tema. “Solicitamos los textos al Poder Ejecutivo. Si hay urgencia, entonces que podamos tener los elementos para dar una definición responsable”, agregó la diputada, quien debió soportar en distintas oportunidades los abucheos de aquellos miembros de los gremios que acudieron a la Cámara.

 

Tras la aprobación de la iniciativa, Bargagna señaló a UNO que antes de la sesión mantuvo contacto con los ausentes diputados de la UCR, con quienes no acordó en la metodología adoptada y decidió dar el debate en el recinto.

 

Ahora el proyecto deberá pasar por el Senado, compuesto íntegramente por legisladores que pertenecen al Frente para la Victoria, lo cual da por descontada su aprobación.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.