Noticias - Toda la Provincia a Toda Hora

El seleccionado juvenil de sóftbol se coronó campeón

0

El sueño se hizo realidad, tanto esfuerzo, tanta dedicación, tanto amor por el deporte y tanto dar en busca de un único objetivo. El equipo argentino representó al país con el corazón, vistiendo los colores como sólo los grandes pueden hacerlo. Un plantel conformado por gigantes con corazón y mucha garra. De ahora en más, en las retinas del mundo quedarán plasmados los juegos de Argentina, que se consagró campeón tras finalizar de manera invicta el IX Campeonato Mundial Juvenil.
Argentina se consagró campeón del mundo de forma invicta, tras vencer a Japón por 5 corridas a 0. En un duelo donde las emociones se robaron el papel protagónico, el equipo demostró que los tres años de preparación sirvieron y mucho.
Con lágrimas en los ojos, con alguna que otra duda al hablar y con muchas ganas de abrazar a quienes se acercaban rápidamente al campo de juego. Sin entender mucho qué era lo que pasaba y sabiendo que las 6.000 almas presentes los tomaban de las manos para levantarlas en un mismo festejar. Sueños hecho realidad, millones de momentos que hoy vuelven a la memoria para hacerle saber a todo el país que el mejor softbol del mundo está en el país donde diecinueve jugadores y un cuerpo técnico dejaron el alma dentro del diamante.

“Se me hizo realidad este sueño”
Así lo aseguró Francisco Lombardo, capitán del seleccionado juvenil al término del juego final en el que Argentina se consagró campeón del mundo. Los protagonistas dialogaron con EL DIARIO y dejaron al descubierto su gran emoción.

Todos los gigantes
Al término del encuentro, los representantes argentinos que se consagraron en el Nafaldo Cargnel dialogaron con El Diario y contaron sus primeras sensaciones tras adueñarse de la copa del mundo.

Con voces quebradas por la emoción, los peloteros que vistieron la casaca nacional de la manera más exitosa se prestaron para dejar en un grabador sus primeros pensamientos de campeones. Francisco Lombardo, capitán del seleccionado afirmó: “No sé que pensar, no tengo muchas palabras sólo decir que se me cumplió este sueño, a mi y a todos. No me salen las lágrimas, creo que todavía no caigo, no me doy cuenta”. A lo que agregó: “No puedo creer todo esto”. En tanto, Huemul Mata se encargó de mostrar todos sus sentimientos y mientras las lágrimas rodaban por sus mejillas aseguró: “Quiero agradecer a todos, esto es hermoso porque siempre lo soñamos y se nos hizo realidad. Ahora tenemos que ir por más”.
Por otra parte, el lanzador paranaense Pablo Migliavacca se refirió a las condiciones del equipo y afirmó: “Veía que faltaba un período y que íbamos ganando por cinco carreras y no podía creerlo. Todo el esfuerzo valió la pena, salimos campeones porque hicimos un proceso que empezó hace tres años y nos mentalizamos a conseguir esto”.
Por último, el tercera base Juan Zara expresó: “Esto se lo debíamos a la gente, es para ellos. Muchas gracias a todos por acompañarnos, cumplimos el sueño”.

Por otra parte, Julio Gamarci, coach de seleccionado destacó: “Estos chicos tuvieron mucho coraje y unas ganas enormes de hacer lo que tenían que hacer. Realizar las acciones cuando se deben hacer y en el momento que se deben hacer eso es lo que resume todo”. Y agregó: “El torneo lo hicimos entre todos, y que hayamos podido alcanzar el torneo es realmente una simbiosis del público que vino a la cancha hasta el acompañamiento de la prensa en todo momento”. En tanto que, posteriormente afirmó: “Estos muchachos han puesto todo de si mismos, el cuerpo técnico ha podido apegarse sin temor a un programa que entendió que era el camino para mejorar”. Mientras que en referencia al apoyo recibido Gamarci aseguró: “Tuvimos una dirigencia que nos apoyó firmemente no sólo para realizar el torneo sino que para conseguir los fondos necesarios para que nosotros podamos llevar a cabo el programa y en esto tiene que ver el ENARD. Eso ha sido fundamental para nosotros y se lo debemos a una acción concreta que prioriza el deporte amateur. Este es el resultado”. Por último Gamarci afirmó: “Estos chicos son campeones del mundo porque trataron de hacer lo que mejor saben hacer que es jugar a la pelota con responsabilidad de tomar el desafío de ser jugadores nacionales”.

Mariano Spotorno, manager del seleccionado juvenil afirmó: “El sentimiento es más allá del resultado deportivo, el haber conseguido que los chicos pudieran expresar todo su softbol del trabajo que hicimos durante estos tres años es lo más gratificante, más allá del resultado y el título de campeón”. A lo que emocionado agregó: “Esto es lo que más nos llena de satisfacción y sentimientos. Todo esto, con esta gente, no se imaginó y ¿qué mejor que darle a la gente la alegría que merece? Esperemos que el softbol le de a la gente muchas más alegrías”.

El equipo nacional: El seleccionado argentino campeón del mundo estuvo integrado por: Ladislao Malarczuc, Juan Zara, Federico Olheiser, Francisco Lombardo, Joaquín Alegre, Román Godoy, Huemul Mata, Daniel Aranaz, Matías Minigutti, Juan Gandoy, Franco Gini, Martín Gonzales, Pablo Masmú, Pablo Migliavacca, Giuliano Scialacamo, Mateo Terraza, David Fernández, Iván Sacks y Teo Migliavacca. El cuerpo técnico lo conformaron: Mariano Spotorno, Julio Gamarci, Federico Eder, Alberto Guerrinieri, Gustavo Guerrinieri, Francisco Sabaté, Ricardo Cargnel y Duilio Scialacomo.

El aliento pudo más
Debido a que Argentina enfrentó a Japón en horas de la tarde y por una de las semifinales, los fanáticos se hicieron presentes hasta cuatro horas antes de la gran final. Es que las ganas de alentar al equipo fueron más fuertes. Los paraguas se encargaron de cubrir la llovizna que fue mermando y así los hinchas pudieron disfrutar de una gran jornada.

Banderas personalizadas
Casi como en el fútbol, donde los jugadores cuentan con cientos de fanáticos, durante los juegos de Argentina los hinchas Albicelestes hicieron banderas alusivas a sus players preferidos. El más alentado fue Ladislao Malarczuk, uno de los representantes paranaenses.

Con bombos y fuegos artificiales
A la fiesta no le faltó nada porque desde batucadas, hasta las luces que iluminaron el oscuro cielo, se llevó adelante una verdadera fiesta en el Nafaldo Cargnel. Paraná vivió uno de sus momentos deportivos más importantes y eso quedó demostrado ayer con la masiva concurrencia en un deporte que es nuevo para muchos.
Un excelente anfitrión
Durante el transcurso del Campeonato Mundial, la capital entrerriana demostró porqué es la ciudad más aficionada al softbol del país. Más de 6000 personas miraron de cerca el duelo definitorio. Tal vez esta sea una buena posibilidad para que en los próximos años, Paraná sea anfitriona de un campeonato mundial de mayores.

Bat boys paranaenses
Los chicos representantes de la capital entrerriana ayudaron durante todo el campeonato a los jugadores. Como en el fútbol existen los alcanza pelotas, estos jovencitos fueron los encargados de juntar los bates de los bateadores en todos los encuentros del Mundial.

 

EL ONCE.COM

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.