Noticias - Toda la Provincia a Toda Hora

“Estamos muy felices como familiares y como pueblo”.

0

 

 

 

 

 

 

 

 

“La verdad que estamos muy felices, porque es una lucha que nos ha llevado mucho tiempo: 35 años en los que no creímos que fuera posible la justicia; en que las leyes de impunidad no lo permitieron, y que hicieron que los genocidas queden libres y hoy afronten el juicio en su vejez, con los beneficios que la justicia les da”, expresó Florencia Amestoy, militante de HIJOS Paraná sobre el juicio por la Masacre de calle Juan B. Justo de San Nicolás, que comenzó este martes en Rosario. En aquel acontecimiento fueron asesinados sus tíos y sus primos.

“A pesar de esto, creemos que es un día histórico. Estamos muy felices no sólo como familiares, sino también como pueblo. Entender que es posible estar en paz y que llegue la justicia para nuestros familiares, a pesar de que hay sentimientos encontrados en esto: uno querría haber crecido junto a María Eugenia y Fernandito y haberlos conocido como eran realmente, pero nos queda pelear por justicia para ellos”, agregó.

Su hermana María José Amestoy, en tanto, destacó el hecho de que parte del juicio se desarrolle en San Nicolás, donde ocurrió la masacre en la que fueron asesinados sus familiares. “Era el lugar donde debía ser”, manifestó.

Los integrantes de la familia Amestoy-Fettolini fueron asesinados el 19 de noviembre de 1976, en lo que se conoció como La Masacre de la calle Juan B. Justo. Aquel día, entre las 5 y 6 de la mañana, militares, la Policía Federal, la Policía de la provincia de Buenos Aires y de Santa Fe asaltaron en un operativo conjunto la vivienda donde perdieron la vida el matrimonio y sus dos hijos, como así también Ana María Granada, madre de Manuel Gonçalves, el único sobreviviente. El joven, entonces de cinco meses, recuperó posteriormente su identidad y hoy es querellante en la causa.

En el inicio de la jornada también estuvieron presentes los nietos recuperados Victoria Montenegro, Horacio Pietragalla y Sabrina Gullino, ésta última nacida en el Hospital Militar de Paraná en 1978.

Pablo Llonto, periodista y abogado querellante en causas por delitos de lesa humanidad, estuvo acompañando a los familiares y amigos de las víctimas en el comienzo del tercer juicio desarrollado en Rosario por crímenes ocurridos en la última dictadura cívico-militar.
El subsecretario de Derechos Humanos de Entre Ríos, Julián Froidevaux, también viajó a Rosario para presenciar el inicio del juicio oral y acompañar a los familiares. Cabe recordar que el pasado jueves se realizó en Nogoyá un homenaje a la familia Amestoy, de la cual también participó el funcionario, donde se celebró el fin de la impunidad y el inicio de esta etapa en la que se juzgarán los crímenes.

 

Fuente:Uno.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.