Noticias - Toda la Provincia a Toda Hora

Hoy se conocerá la sentencia por la desaparición de Gorosito.

0

 

 

 

 

 

 

Tras una semana y media de escuchar testigos y evaluar documentación, el tribunal que integran Marcela Badano, Marcela Davite y Hugo Perotti dará a conocer hoy, a las 12, la sentencia por el juicio oral y público que se desarrolló por la desaparición de Elías Damián Gorosito el 13 de febrero de 2002. La causa tiene imputados a tres oficiales de la Comisaría 5ª, de la capital provincial.

Para Lisandro Rodríguez, Diego Salvador y Jesús Salvador López, la Fiscalía solicitó una pena de 10 años, mientras que la querella 12.
Quienes se sentaron en el banquillo fueron investigados por los delitos de privación ilegítima de la libertad y la desaparición forzada de personas. Éste último incluido el año pasado en el Código Penal.
Hubo un primer juicio en el año 2004. En aquella oportunidad se procesó a los mismos oficiales de la Policía, pero fueron absueltos por la Sala II de la Cámara I en lo Penal de Paraná, integrada en ese entonces, por Pablo De la Vega, Arturo Landó y Silvia Nazar. Un largo peregrinaje por los tribunales hizo que el expediente termine en la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que instó a realizar un nuevo juicio contra los tres policías por entender que había testimonios que podían esclarecer el caso.

EL JUICIO. Durante las jornadas de debate hubo testigos presenciales que pudieron identificar que tres agentes de la fuerza, ese día, alrededor de las 9.30, sometían a un joven en un móvil policial. Ariel Zárate, que iba con Gorosito cuando lo levantaron, identificó incluso el número de la unidad. Otros dos testigos, que no declararon en el primer juicio, sumaron sus testimonios en este nuevo proceso. Ambos pudieron aportar a la causa que ese día vieron a una camioneta de la Policía con tres agentes llevando un joven.
En la sala de audiencias se escucharon duros relatos sobre la relación que vecinos de escasos recursos mantienen con agentes de la fuerza.
Los tres imputados llegaron al banquillo por ser quienes estaban a cargo del móvil – según los libros de guardia de la comisaría– a la hora en que se lo vio a Gorosito por última vez.
La defensa planteó dudas sobre la veracidad del testimonio de Zárate, que tanto el fiscal Leandro Ríos como los querellantes Rubén Pagliotto e Iván Vernengo, lo tomaron como fundamental en sus alegatos. Marcos Rodríguez Allende minimizó lo contado por el compañero de Elías y apuntó a episodios irregulares ocurridos en la Comisaría 11ª horas antes y días después de la desaparición.

Figura

Para el fiscal Leandro Ríos, Gorosito era visto como “el molesto”, como “un elemento perturbador” en el barrio Mosconi. Esos conceptos lo hicieron rememorar, aunque en “miniatura”, a la figura de “subversivo” utilizada durante la última dictadura militar. Ríos aclaró que no hubo un plan sistemático por parte del Estado, pero la idea de eliminar al “molesto” estuvo detrás de la primera sentencia. Al referirse a lo que fue el primer juicio, entendió que lo que se intentó buscar fue a homicidas, cuando en realidad lo ocurrido con la víctima fue lisa y llanamente “un secuestro”, no una detención ilegal que no se registró en algún libro de guardias. La figura de secuestro tiene una pena que va desde los 5 hasta los 15 años de prisión efectiva.

 

Fuente: El Diario

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.