Noticias - Toda la Provincia a Toda Hora

Investigan un posible caso de homicidio seguido de suicidio

0

A través de una información recibida por la Policía, se pudo constatar ayer, poco después de las 15, la existencia de dos cuerpos sin vida, en un sector de espeso monte, a la vera del Arroyo Las Tunas, y a muy pocos metros de la Ruta Nacional 18, en la ciudad de Paraná.

Para acceder al escenario del macabro hallazgo, la Policía debió ingresar a través de campos linderos, llegando así hasta una tupida arboleda plagada de arbustos, donde precariamente se hallaba una tapera, construida con pedazos de lona vieja, maderas y plásticos.

Casi al borde del improvisado lugar de cobijo, la pendiente que llega hasta el maloliente curso de agua contaminada del Arroyo Las Tunas, y un par de senderos fabricados en parte por la misma naturaleza, cuando llueve y forma pequeñas cárcavas y por el paso a pié de quienes estaban habitando el lugar.

Casi al llegar a la orilla y pendiendo de la rama de un árbol, un cuerpo sin vida, que a cierta distancia aparentaba ser el de una mujer, aunque se pudo confirmar al llegar al lugar que era de sexo masculino. Se supo luego que era un travesti que convivía con un hombre joven en la tapera.

A varios metros de distancia y semisumergido en las aguas putrefactas, otro cadáver, aunque en este caso, presentaba severos golpes en el cuerpo y la cabeza, que –se presume- fueron los que le produjeron la muerte.

La Policía pudo identificar a la persona ahorcada como Lucas Matías Almada, con el apodo de Zaira, de 31 años, y al joven que estaba asesinado como Alejandro Daniel Nobles, de 20 años.

Una joven, familiar de este último, quien al no lograr que respondiera a su llamado por teléfono celular, llegó al lugar donde ambos habitaban y se encontró col el doloroso cuadro.

 

JURISDICCIÓN. El lugar del hecho limita entre las jurisdicciones de la comisaría decimoquinta y la de San Benito, pero al ser informado de las características del suceso, el juez de Instrucción, Alejandro Grippo, se hizo presente junto a la fiscal Cecilia Bértora, y ordenó que las actuaciones sean realizadas por la División Homicidios, cuyo personal actuó en conjunto con peritos de la Dirección de Criminalística y médicos forenses de la Justicia local.

Para el juez de la causa, la primera impresión que le fue transmitida por los investigadores fue la de un posible homicidio, tras alguna riña de corte pasional entre la travesti y su pareja, aunque, consultadas por EL DIARIO, las fuentes oficiales presentes en el lugar detallaron que “es una primera impresión, tal como se presentan las cosas en el lugar del hecho, pero primero hay que descartar que no haya existido una tercera persona involucrada, para lo cual se han levantado rastros de sangre y otros elementos que nos permitirán saber si solamente las dos personas fallecidas estuvieron involucradas en este desenlace fatal”.

Uno de los investigadores manifestó a esta Hoja que “hay algunas versiones que se deben confirmar que mencionarían que el travesti solía ponerse muy violento con su pareja y que en ocasiones lo golpeaba”.

Los dos cuerpos fueron rescatados del agua y de la espesura de los matorrales por Bomberos Zapadores y trasladados en la unidad móvil de traslado de cadáveres hasta la Morgue Judicial de Oro Verde, donde se realizarán las respectivas autopsias.

También se secuestraron ropas y otros elementos que resultaron de interés para la causa.

 

EL DIARIO

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.