Noticias - Toda la Provincia a Toda Hora

Juicio por Gorosito: detuvieron a una testigo y demoraron a otro.

0

 

 

 

 

 

 

En la tercera jornada del juicio que busca esclarecer la desaparición de Elías Gorosito, ocurrida el 13 febrero de 2002, dos de los testigos citados por la Justicia quedaron seriamente complicado.

En primer lugar declaró Gabriela Monzón, quien mantuvo un romance con el muchacho un mes antes de su desaparición. Llamativamente la testigo negó los dichos que había expresado en el Juzgado de Instrucción -hace 10 años- y dijo que firmó el acta sin que se la leyeran.

La situación mencionada derivó en un careo con Cristina Gorosito, hermana de la víctima, quien recordó el altercado que tuvo Gorosito en el hospital Dogmak, cuando Monzón fue a buscarla y corrieron hasta la Comisaría. La testigo se mantuvo en su posición negando todo.

No conforme con lo dicho, Monzón acusó a las autoridades judiciales de falsearle el acta documento con su declaración. Por el fiscal de Cámara, Leandro Ríos, solicitó al Tribunal la inmediata detención de Monzón, por haber cometido el delito de falso testimonio. Los integrantes del cuerpo dieron lugar a la petición y la mujer se retiró de la sala esposada.

Otro de los testigos que dejó dudas durante su realto fue Ramón Franco, quien denunció a Gorosito la madrugada del 13 de febrero, horas antes de su desaparición.

En aquella oportunidad expuso en la Comisaría N°11 que anoche Gorosito junto a otro joven le balearon la casa, luego de que su hija que atendía un quiosco se negara a venderle cerveza.

Días más tarde, el 16 de febrero, amplió la denuncia afirmando que el joven que acompañaba a Elías era Zárate. Pero lo curioso es que ante el Tribunal agregó que había ampliado la denuncia porque el día anterior lo cruzó a Gorosito y a Zárate, quienes se les burlaron por lo que había sucedido. Lo expuesto generó más dudas, sobre todo porque hacía dos días que el joven estaba desaparecido.

Después, debió reconocer su firma en el acta labrada por la Policía y negó que sea la suya.

Por este motivo el Tribunal ordenó que Franco esperara en la antesala de la Cámara Penal para realizar algunas aclaraciones.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.