Noticias - Toda la Provincia a Toda Hora

La Casa del Joven y Capibá Rugby Club, en un proyecto para ganarle a la calle

0

Difícilmente pueda encenderse ninguna llama sino hay, al menos, una leve brisa de pasión que la estimule detrás. Luego viene el resto: una idea sustentable, la población objetivo, los recursos humanos y materiales y así hasta que están dadas las condiciones para desarrollarse.
Todo esto, y quizá más, ya tiene el proyecto Haciendo Fuerza que nace de la afinidad de profesionales y dirigentes de la Casa del Joven del Consejo Provincial del Niño, el Adolescente y la Familia (Copnaf), la Dirección de Salud Mental y el Capibá Rugby Club,.
Aunque él no lo dice, probablemente la idea haya nacido de su pasión por el rugby y de su trabajo profesional de velar por la integridad de los jóvenes y niños de la zona sur de la ciudad. ¿Por qué el rugby no puede ser una buena forma de canalizar sueños e inquietudes de muchos que hoy están en la calle a la espera de un destino infausto?, quizá se preguntó algún día y avanzó con el norte bien definido.
Él es Mariano Jáuregui, psicólogo, con gran afinidad al deporte y con desinteresada entrega en varios clubes de la ciudad. Él fue quien trasladó entonces la iniciativa a sus pares de Capibá y el resto vino solo: lograr el aval del Estado y buscar apoyo en los centros de salud Jorge Newbery y Corrales (con especial interés de la trabajadora social Lidia Camejo) y de las escuelas Jorge Newbery y Las Heras de Paraná.
“Empezamos trabajando con 40 chicos de estas escuelas en el Parque Gazzano porque queremos que el rugby no sólo sea un canal de integración y desarrollo de jóvenes y niños sino porque debe ayudar a que el espacio público se convierta en un lugar de reconocimiento social. Necesitamos inscribir al rugby en la cultura y creemos que hacer de un lugar público el potrero donde los niños van a jugar y formarse, como sucede con el fútbol, es parte de un proceso que debe dar el rugby como disciplina social y deportiva. La canchita debe ser un monumento social para los chicos. Tenemos que hacer un mojón para el futuro, y por eso capacitamos jóvenes entrenadores entre 14 y 18 años, y ahora logramos constituir una red social de instituciones de la sociedad civil para darle un marco más abarcativo y trabajar con entidades amigas que tiene el mismo objetivo”, explicó Jáuregui en diálogo con EL DIARIO.
El primer encuentro de esta red de entidades sucedió el jueves y participaron dirigentes de Capibá RC, la Unión Entrerriana de Rugby, la Casa del Joven, el Consejo Empresario de Entre Ríos, la Asociación Civil Barriletes, Eco Urbano, el Colegio de Arquitectos de Entre Ríos, el Combo Mutante, EL DIARIO y el cómico Ricardo Leguízamo.

Proceso. Lo primero que se hizo fue ejecutar la integración y ejecución de un grupo de adolescentes de entre 14 y 18 años como capacitadores en lo deportivo y lo pedagógico para poder vehiculizar experiencias sociales a través del rugby. Ellos son: Augusto Leban, Agustín Cáceres, Nahuel González, Luciano Sarli, Germán Galarraga y Francisco Galetto, y serán los responsables de la formación de 40 jóvenes que tienen la particularidad de no haber nunca jugado al rugby.
En los considerandos del proyecto queda bien claro que se busca “la coincidencia de los objetivos de las instituciones alrededor de la prevención y formación de los jóvenes mediante la capacitación e inclusión en espacios sociales”.
Para eso, las entidades del Estado, las deportivas y las organizaciones de la sociedad civil se proponen cuatro ejes clave: a) uno subjetivo personal que promueve el fortalecimiento de cada joven mediante la capacitación como coach de rugby infantil, lo cual los expone a una experiencia muy útil para reflexionar acerca de su lugar entre sus pares y en sociedad; b) subjetivo grupal impulsándolos a la integración y consecuente valoración de grupos de trabajo, permitiéndoles experimentar la herramienta de gestión; c) otro dirigido a grupos de jóvenes que serán invitados a incorporarse a la práctica del rugby y con ello a la promoción de hábitos ciudadanos que faciliten la inclusión en espacios sociales; y d) involucra a Capibá RC, y que será el producto del correcto desarrollo del proyecto que resulta de la incorporación de un grupo de entrenadores calificados y un grupo de nuevos jóvenes jugadores de rugby.
Como ex jugador y dirigente de rugby, más allá de su envergadura como psicólogo, Jáuregui considera que debe profundizarse el proceso actual de mayor masificación del rugby como deporte y hacerlo a través de un compromiso social con jóvenes vulnerables abre esperanzas en que clubes y jugadores popularicen el deporte.
El proyecto ya comenzó y los jóvenes están practicando los miércoles y viernes a las 17.30 en el Parque Gazzano.

Etapas
El proyecto se divide en varias etapas para su mejor consecución. La primera fue identificar y convocar a jóvenes de las divisiones inferiores de Capibá RC para su formación como coach. Luego se establecieron convenios con las escuelas que brindaron su apoyo para la convocatoria. Similares acuerdos se llevaron a cabo con los centros de salud que brindaron los chequeos y controles médicos necesarios para la práctica deportiva.
La segunda etapa tuvo que ver con la convocatoria a los deportistas y los contactos con los familiares, ya que los profesionales consideran clave que la familia intervenga y participe de la iniciativa, mientras los jóvenes se preparaban y continuaba la formación de los futuros directores técnicos. Esta etapa tendrá una duración de entre tres y seis meses.
Finalmente, en la tercera etapa, las actividades deportivas se trasladarán a la sede de Capibá Rugby Club. Allí se realizarán reuniones con los padres y referentes para evaluar el proceso de los chicos desde lo deportivo, social e individual. Se evaluará también el proceso de adaptación de los jóvenes al club y comenzará una etapa de evaluación general y reorganización de las acciones con el staff del Capibá Rugby Club.

 

Fuente: El Diario

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.