Noticias - Toda la Provincia a Toda Hora

La comuna aceptó la cesión de espacios públicos del exhipódromo

0

Luego de más de 8 años de dilaciones, marchas, contramarchas, anuncios, desencantos y una serie de desencuentros entre empresarios y sucesivas gestiones municipales, la semana pasada el municipio local recibió formalmente por parte de Fideicomiso Almafuerte la cesión de derechos sobre calles y espacios públicos del predio del ex hipódromo. Las gestiones para llevar un emprendimiento inmobiliario en el ex campo hípico atravesaron las administraciones de los intendentes Julio Solanas –que recibió el proyecto inicial–, de José Carlos Halle –le dio la forma jurídica– y Blanca Osuna –con la que se da un cierre administrativo–.
El viernes al mediodía, el titular de Catastro Municipal, Gustavo Romero, firmó el acta de aceptación que fue rubricada por el titular de Fideicomiso Almafuerte (que se hizo cargo luego de levantar la quiebra del Jockey Club), Gonzalo Luti y el representante de Grupo Libertad (del inversor del proyecto), Diego Sabat.
El sencillo acto se llevó a cabo sobre el capot de una utilitaria de Catastro municipal, en el mismo predio, al amparo de las enormes tipas que brindan sombra sobre calle Artigas. El funcionario y los dos empresarios estamparon la firma en el documento y de ese modo quedaría “culminada la etapa administrativa”, expresaron. Sólo restará la escrituración que deberán encarar los accionistas privadas y la Escribanía Municipal. De ahora en más, tanto el Grupo Libertad como sus socios ya poseen efectiva titularidad sobre lotes, y podrán comenzar a desarrollar sus proyectos. La Municipalidad, en tanto, se deberá hacer cargo de los espacios verdes y las calles definidas dentro del loteo.
Según afirmaron, de las 23 hectáreas pertenecientes al ex hipódromo, 27.000 metros cuadrados corresponden a calles y ochavas. Se prevé una ampliación de calle Artigas y la continuación de Marangunich –que une Almafuerte con Maciá–, así como dos calles internas transversales, a la que habrá que sumar la que concluye en Ruperto Pérez. Asimismo, se donaron 2,5 hectáreas para espacios verdes, donde se construirá una gran plaza que estará ubicada donde alguna vez funcionó la cancha de mamis-hockey, frente a lo que fue la tribuna central del viejo óvalo hípico.
Iniciativa. Con este trámite, la iniciativa ahora depende del sector privado. Como se recordará, esta historia comenzó allá por 2008, cuando comenzó el levantamiento de la quiebra del Jockey Club por algo más de $12 millones. Una deuda que la entidad poseía con entes públicos y privados. El proyecto inmobiliario varias veces tambaleó a causa de las vicisitudes. Sin embargo, según trascendió, son unos 10 los empresarios e inversores privados que adquirieron lotes para distintos desarrollos. Se estima que al proyecto central de construir un hipermercado del Grupo Libertad –que se emplazará en unas 7 hectáreas–, se sumarán un banco, una estación de servicios de combustible, un hotel, un canal de televisión, un concesionario de autos. También se habla de un casino y un edificio corporativo inteligente en altura, para el cual se están seduciendo inversores, según precisó a EL DIARIO una fuente cercana a los empresarios.
El fideicomiso aún posee varios lotes que no han sido comercializados y espera que con la culminación de este trámite se agilice la comercialización para otras iniciativas.
Se aguarda ahora que el Grupo Libertad –propiedad del grupo francés Casino–, comience con la obra civil para su proyecto. Los planes cuentan al desarrollo de un área comercial que incluye un hipermercado, un comercio de venta de insumos para la construcción y ferretería, un patio de comidas, estacionamiento y otros divertimentos.
De acuerdo a lo señalado por directivos del grupo inversor, el proyecto arquitectónico está latente desde hace varios años y sólo se esperaba la formalidad que se dio en estos días para re impulsar el diseño desarrollado por un estudio de arquitectura de la provincia de Misiones
Diego Sabat viajó especialmente el viernes para este acto y se mostró feliz ante la concreción del acto posesorio, aunque evitó verter declaraciones públicas sobre plazos y tiempos que el grupo posee para comenzar el trabajo.

Inversión y desagües
Cuando se comenzó a hablar del proyecto inmobiliario para el exhipódromo, y el Grupo Libertad se hizo cargo de la iniciativa para las 23 hectáreas que comprende, se dijo que la inversión superaría los $250 millones en su conjunto. Ocho años después, y con el ritmo inflacionario y la actualización de costos, se estaría hablando hoy de una inversión global de más de $1.000 millones.
Uno de los puntos controvertidos y pendiente de este proyecto urbanístico –y que ha sido señalado por los comercios vecinos de calle Almafuerte– es la solución del problema de drenaje de agua que inunda la avenida en días de lluvia.
Los privados argumentaron en su momento que la ciudad ya sufría de este problema, y era previo a la construcción de las calles internas al campo. En este sentido, dijeron que aportaron una solución técnica que fue aceptada por la comuna y consiste en piletas especiales que permitirá retener el agua de lluvia dentro del predio, para que luego desagoten cuando el agua de avenida Almafuerte ya haya desaguado. En su momento se solicitó a Grupo Libertad sostener el costo de una obra subterránea con ductos que lleguen hasta el arroyo Culantrillo para solucionar definitivamente el problema, pero los montos superaron el costo final de los $20 millones. Este punto es una discusión todavía pendiente.o_1426042887

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.