Noticias - Toda la Provincia a Toda Hora

Listas de espera cada vez más extensas por banco en escuela.

0

 

 

 

 

 

La situación se repite año tras año en Paraná: muchos padres, cuyos hijos están en condiciones de comenzar su escolaridad en el Nivel Inicial – que es obligatorio para los niños de 5 años–, comienzan una alocada carrera para poder inscribirlos en algún establecimiento educativo que incluya también los niveles Primario y Secundario en su régimen.

La preferencia es por determinadas escuelas, sobre todo céntricas, y también por aquellas públicas de gestión privada. Es por eso que las vacantes se agotan rápido y muchos niños quedan en lista de espera para conseguir un banco.

En el Instituto Cristo Redentor, por ejemplo, la demanda fue inusitada: “Tenemos dos salas a la mañana y dos a la tarde, para chicos de 4 y 5 años, cada una con no más de 30 alumnos, y quedaron 120 niños que no pudieron ingresar al momento de cerrar las inscripciones porque ya no había vacantes”, señaló la hermana Marta, una de las referentes de la institución.

En la escuela La Salle, que abrió el período de inscripción en setiembre para los hermanos menores de quienes ya están cursando, y en octubre para quienes pretendían incorporarse a la matrícula de la institución, la situación fue similar. Alfredo, el secretario de la escuela, dijo: “Contamos con tres salas a la mañana y tres a la tarde, que albergan a un total de 40 chicos. Pero advertimos que cada vez hay más demanda y al culminar la inscripción de los hermanitos de quienes ya están cursando quedan muy pocos lugares”.

“En esta oportunidad quedaron 10 o 12 vacantes y fueron 40 las familias que buscaban procurarse un espacio para que sus hijos comiencen el nivel Inicial. La incorporación se hizo por sorteo y se dejó una lista de suplentes”, añadió.

Las prioridades al momento de la inscripción para el ingreso son, además de los hermanos de quienes ya asisten a la escuela, los hijos del personal de la misma. En la mayoría de los establecimientos consultados por UNO la respuesta fue unísona: “Hay una gran demanda y son muchos los que quedan afuera del listado de inscriptos, por lo que los padres deben buscar otro lugar para llevar a sus hijos”.

La coordinadora Departamental de Escuelas, Nora Olearo, atribuyó esta situación a una cuestión de “preferencias por determinados establecimientos”, aclaró que “vacantes hay, a veces los papás se desesperan pero deben quedarse tranquilos porque nadie se queda sin ir a la escuela”.

Si bien admitió que “hubo un déficit en la zona sur de Paraná” en cuanto a la disponibilidad de cupos, aseveró que “esto ya se solucionó y se están por inaugurar nuevos espacios para garantizar la educación”.

Por su parte, la directora de Educación Inicial del Consejo General de Educación, Rosa Villarroel, señaló que cada año, al cerrar las inscripciones “las supervisoras hacen un relevamiento de los establecimientos que están disponibles, para poder ofrecer alternativas a los papás”.

 

Una situación similar en los niveles Primario y Secundario

Al momento de abrir las inscripciones para los niveles Primario y Secundario, también se suscita la situación de no encontrar vacantes en determinados establecimientos. Algunos de los consultados por UNO indicaron que “es una constante y son muchos los casos que deben anotarse en otras escuelas. Algunos papás los inscriben en dos o tres establecimientos para conseguir un banco”, sostuvo Noemí, secretaria del nivel Primario del instituto San José Obrero. Desde el Nivel Secundario de la misma escuela, Hugo Zanutti expresó que “de los cupos que hay en la institución, el 80% ya está cubierto; queda una vacante del 20%, que se cubre de acuerdo a una orden de méritos de los alumnos que quieren ingresar, de acuerdo al nivel académico”.

Por su parte, Mario Sarmiento, empleado administrativo de la escuela Del Centenario, contó a UNO que “quienes tienen el cupo asegurado son los hermanos de quienes ya van a la escuela”.

Mariela Martínez, de la escuela Hermanas Mercedarias, manifestó que “hay muchísima demanda de bancos. Los que ingresan a primer año son chicos de sexto que pasan directamente a la Secundaria, más los hermanos de alumnos, que vienen de otras escuelas. Estamos limitados a la cantidad por el cupo que tenemos, así que no podemos hacer nada por incorporar más gente”.

A su vez, explicó: “Cuando queda alguna vacante de cualquier curso, en cualquier época del año, ya sea por un traslado u otro motivo, se avisa a quien quedó en lista de espera”.

 

Fuente: Uno

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.