Noticias - Toda la Provincia a Toda Hora

Morfina: cuando el dolor abre paso a la adicción

0

El medicamento se conoce por sus «usos medicinales», ya que se suele utilizar para tratar dolor en el infarto agudo de miocardio, dolores posquirúrgicos, como analgésico en dolores agudos provocados por el cáncer o enfermedades óseas. Sin embargo, de un tiempo a esta parte se conocieron casos de adicción a esta droga: el empresario Ricardo Fort se había reconocido adicto luego de varias cirugías de columna a las que debió ser sometido y Carlitos Nair Menem se encuentra en rehabilitación por la misma dependencia tras haber sido operado de una rodilla en la que recibió un disparo de bala.

Es que en presencia de dolor y de los otros trastornos para los cuales la morfina se indica, una combinación defactores psicológicos y fisiológicos se conjugan y, en personas con ciertas características, la adicción puede aparecer.

Consultado por Infobae sobre cómo puede una persona volverse adicta a la morfina, el doctor Eduardo Kalina, especialista en Psiquiatría y master en adicciones explicó que «la mayoría de las personas desarrollan una adicción después de algún episodio en el que debieron recibir la droga por dolores que tenían», pero aclaró que en los casos en los que la dependencia «prende» es porque «tenían alguna problemática previa y la droga encuentra un terreno fértil».

Para el especialista, en muchos casos se trata de pacientes depresivos, que con la morfina no sólo se les va el dolor sino que empiezan a sentirse placenteros «y en la medida que se sigue usando se genera una adaptación en el cerebro que depende de la personalidad llega a aplicarse varias dosis por día».

Tras asegurar que «esta es una sustancia con la que se puede convivir más que con la cocaína», Kalina remarcó que «de todas maneras la ansiedad y la dependencia son terribles«.

Al respecto, la doctora Verónica Mora, médica psiquiatra y miembro del capítulo de Drogadependencia y Alcoholismo de la Asociación de Psiquiatras Argentinos (Apsa) resaltó que si bien la morfina «no es un producto de fácil accesibilidad», lo que suele verse es que las personas toman analgésicos derivados de la morfina. «En general son personas con dolores crónicos que empiezan a hacer un uso habitual de esa medicación y terminan habituándose«, dijo.

«Tampoco es una sustancia que circule fácilmente en los mercados ilegales. Lo que ocurre es que todos estos derivadosgeneran hábito y dependencia fácilmente porque son muy potentes y además cuando la persona intenta dejar de consumirlos tienen cuadros de abstinencia bastante significativos», sintetizó Mora la causa por la cual este tipo de adicción se instala.

Quién es el paciente, cómo usa los medicamentos, sus características de personalidad son algunos de los recaudos que debe tener en cuenta un médico al recetar morfina.

Y si bien no está claramente establecido el tiempo por el que puede extenderse un tratamiento sin que el paciente caiga en la adicción, Kalina resaltó que «hay personas que caen con más facilidad; hay gente que después de un accidente ya no pueden parar de consumir».

A lo que Mora agregó: «Puede desarrollarse dependencia en semanas con un uso regular y continuado, por eso se busca rotar rápidamente la medicación, buscar sustitutos químicamente parecidos pero con otros componentes, controlar regularmente al paciente y sopesar beneficios contra riesgos evaluando caso por caso».

«La sustancia tiene una finalidad que es clara, pero es verdad que se ven patrones donde la presencia de la adicción son de fuerte presencia familiar -explicó la especialista-. Existe un comportamiento que está facilitado por un patrón genético y el fenómeno se repite. Suponemos que hay patrones genéticos que condicionan la adicción y dependencia, que si bien está más estudiado para alcohol y nicotina, puede darse con otras sustancias».

Sobre qué debe hacer el médico cuando detecta que su paciente es adicto a la morfina, Kalina finalizó: «Lo ideal es trabajar en equipo con especialistas en adicciones y comenzar un tratamiento teniendo en cuenta la personalidad previa del paciente; es lo que yo llamo medicina personalizada».

 

Fuente: Infobae

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.