Noticias - Toda la Provincia a Toda Hora

Tragedia en la discoteca de Brasil: Los sobrevivientes contaron detalles del horror.

0

Tragedia+en+disco+de+Brasil

 

 

 

 

 

 

“Una chica murió en mis brazos. Sentí cómo su corazón dejaba de latir”. Al joven dentista Mattheus Bortolotto se le quebraba la voz al contar el infierno que había vivido a la madrugada. Fue uno de los sobrevivientes del desastre en la discoteca Kiss, de Santa Maria, y ayer sus palabras se sumaban a los desgarradores testimonios de quienes pudieron escapar de las llamas y el humo tóxico que en minutos terminó con la vida de 233 personas.
“Fue un horror. Perdí a un amigo muy cercano, lo perdí de vista en la confusión. (…) Una chica murió en mis brazos. Sentí cómo su corazón dejaba de latir. Sólo había visto eso en el cine (…) Las personas se chocaban, caían. Los bomberos también se intoxicaban con el humo (…) Aún cuando corrían riesgo, las personas entraban a la discoteca para intentar salvar vidas. Las ambulancias no daban abasto con los heridos”, amplió Bortolotto al canal de TV Band News.
“Tengo unos diez conocidos que murieron. Es horrible, yo tengo que agradecer por estar viva. Afuera, en la calle, era un caos, parecía una película de terror. Mucha gente gritando, sin saber qué pasaba, sin saber dónde estaban sus amigos. Había personas tiradas en el suelo, ropa, carteras. Desde la discoteca salía un humo espeso y negro”, contó a la prensa Kelly Rebello da Silva, una estudiante de 21 años que estaba en la fiesta.
“Gritamos ‘fuego, fuego’, pero el hombre de seguridad abrió los brazos para mantener la puerta cerrada. Unos cinco o seis derribaron al de seguridad y tiraron la puerta abajo. Era la única salida”, relató Murilo de Toledo Tiecher, al sitio G1 de la red Globo.
“Todo el mundo estaba empujando, fue cuestión de segundos. El fuego era poca cosa, pero en segundos se expandió. Quien estaba cerca o alrededor de la tarima no podía salir”, relató Taynne Vendrusculo a Globo News.
Rodrigo, uno de los agentes de seguridad de la discoteca, contó a TV Globo: “Estaba tocando (la banda) Gurizada, cuando vi que iban a hacer un show pirotécnico, y fue ahí que la chispa inició el fuego en el techo. Íbamos a buscar el extintor para apagarlo, pero cuando vimos ya estaba todo el local en llamas. Pedimos a la gente que saliera, había mucha gente ahí. En el medio del tumulto, se comenzaron a pisotear (…) Tratamos de rescatar personas, pero algunas tenían el 80% del cuerpo quemado y no lograron resistir”.
Una fotógrafa que estaba trabajando en el boliche también logró escapar. “Como estaba cerca de la puerta, gracias a Dios salí corriendo y en cinco minutos estaba afuera. Creí que eran apenas unos fueguitos pequeños, escuché el griterío y creí que era una pelea, fue allí cuando escuché que gritaron ‘fuego’, vi el humo y salí corriendo”, dijo Fernanda Bona.
Otra joven, Luana, contó: “Yo pude salir en los primeros dos minutos desde que empezó el incendio. Ya a los cinco minutos, los que podían salir, salían medio asfixiados”. Otros relatos de testigos indicaban que en el local quedaron “montañas” de cadáveres.
Max Müller, un analista de sistemas de 33 años, dijo que no podrá olvidar lo que vio cuando pasó frente a la discoteca, pasadas las 3 de la madrugada. “Estoy traumatizado. Vi víctimas con un lado de la cara derretido, personas que intentaban ayudar haciendo masajes cardíacos sin saber cómo hacerlo y que quebraban huesos”, describió, con lágrimas en los ojos. “Es horrible ver tantos muertos, chiquillos, en el piso, personas que lloran, otros que vomitan, que no consiguen respirar”, relató.

 

Fuente: Once

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.