Noticias - Toda la Provincia a Toda Hora

Una nueva donación de órganos se realizó en Entre Ríos.

0

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Desde Mendoza llegaron profesionales vía aérea para cumplir tareas de ablación junto al equipo del Centro Unico Coordinador de Ablaciones e Implantes de Entre Ríos (Cucaier), tras el consentimiento dado por los familiares de una paciente fallecida en la terapia intensiva de la Clínica Modelo de la capital entrerriana. Con ese gesto solidario se dio una oportunidad a cinco personas que esperaban en lista un trasplante para mejorar su vida. Es la donación multiorgánica número 15 en el transcurso del año. Además, se registraron otras 27 donaciones de sólo tejidos (córneas).

Desde la ciudad de Mendoza llegaron vía aérea los profesionales médico-quirúrgicos del hospital Italiano para participar junto al equipo del Cucaier de las intervenciones de ablación. Una vez concluida su misión, debieron retornar rápidamente a su provincia para concretar un trasplante hepático en un paciente internado en esa institución. La extensa realidad geográfica de nuestro país impone que los traslados sean hechos vía aérea en la mayoría de los casos, ya que el tiempo con que cuentan los cirujanos para realizar un implante con éxito es realmente muy breve. En este sentido, es necesario destacar la tarea de apoyo de la Dirección de Emergencias Sanitarias y de las fuerzas de seguridad de Entre Ríos, que desarrollaron una extensa experiencia en estas intervenciones.

Otros dos pacientes, en este caso entrerrianos, fueron asignados para trasplante renal, por lo que podrán abandonar el tratamiento de hemodiálisis y recuperar una mayor calidad de vida e independencia. En el caso de los tejidos, fueron remitidos para su evaluación en el Hospital Santa Lucía de Buenos Aires. De no existir emergencias nacionales, serán asignados también a pacientes entrerrianos.

¿Por qué donar?

Al hablar con otras personas acerca de la donación de órganos nos ubicamos casi siempre como donantes y raramente como posibles receptores de un trasplante. Al no tomar el problema como propio, esta es una de las causas de que no haya suficientes donaciones para dar respuesta a las miles de personas que esperan en las listas del Incucai. A pesar de que estadísticamente tenemos más probabilidades de ser receptores y no donantes, nos cuesta ponernos en el lugar del que padece una dolencia. Entonces, es necesario que volvamos a pensar ¿cuáles son las verdaderas razones para donar? Ante esta pregunta, los testimonios de las familias que han donado nos orientan para una reflexión profunda y positiva:

– Pensar que luego de la muerte, los órganos y tejidos no donados ya no servirán para nada más que el proceso lógico de descomposición. En cambio, los órganos trasplantados en quienes los necesitan pueden aportarles muchos años de vida con calidad.
– Porque cualquiera de nosotros puede necesitar, en el presente o en el futuro, un trasplante: lo más probable es que en ese caso difícilmente nos negáramos a que nos ayuden.

– Porque con un acto como la donación, que no daña en absoluto nuestros intereses propios o familiares, estamos mostrando un alto grado de solidaridad y altruismo.

– Porque las verdaderas buenas acciones son las que se hacen en el momento justo y sin esperar ninguna recompensa.

 

Fuente: Entre Ríos

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.